Dios escudriña nuestros corazones, no nuestro “Amén” en las redes

Con mucha frecuencia nos encontramos un sin-número de publicaciones en las redes sociales (Facebook, Twitter, entre otras) con hermosas palabras llenas de aliento, de amor, de esperanza, pero lo que menos veo es una clara intensión de agradar a Dios.

Todas estas publicaciones tienen en común usar postales con frases o dichos que digan alguna cosa con la que puedan agradar a quien la lea con el simple hecho de que escriban “Amén” en los comentarios. Como si solamente recibiésemos bendición de Dios cuando comentamos en la postalita.

¿Es malo sentirse conmovido con lo que leemos? Por supuesto que no, ni esta mal compartir nuestra emoción a través de las letras o de otro tipo de expresión. Lo que no está bien es que este tipo en particular de publicaciones tienen como fin, la cantidad de veces que se comparta, la cantidad de “Me Gusta” que reciba, y la cantidad de “Amén” que lleven sus comentarios.

Un cristiano que busca agradar a Dios, no se esfuerza por agradar a los hombres. Buscará siempre decir la verdad (¿Habrá verdaderamente el autor de la postar que tomamos como muestra, orado por mi familia, cuando este ni siquiera me conoce? No lo Creo) (orar de esta manera: “Señor, bendice a todas las familias de la tierra” no ha orado por nadie en particular).

La iglesia debería ser más selectiva y menos emocional o superficial a la hora de usar las redes social como medio de información, divulgación-propagación. Para que podamos ser completamente fortalecidos en el conocimiento de la verdad, promover el encuentro con Dios y no la sonrisa de alguien. Conseguir que los corazones se arrepientan de sus pecados y no más “Like” en la publicación. Dios escudriña nuestros corazones, no nuestro “Amén” en las redes.

Fuente: EvangelioCuba

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.